Natividad de la Virgen María

La Natividad se celebra el día 8 de septiembre, teniendo lugar la tradicional misa, seguida de procesión. Antiguamente era una festividad muy celebrada y, como el resto, de una u otra forma ligada a la vida en el campo. En concreto, esta celebración marcaba el momento en que el trigo debía estar almacenado en los pajares. Antiguamente se realizaban corridas de novillos en la plaza, empleándose carros para habilitar el perímetro, y más recientemente la suelta de vaquilla.
 
En la actualidad se programan actos festivos los fines de semana más próximos a esta fecha y, como culmen de esta celebración religiosa, el sábado más cercano se organiza una caldereta popular, una tradición asentada en la mayoría de los pueblos serranos y que consigue congregar a un gran número de participantes.